Cine: The Post: Los oscuros secretos del Pentágono

The Post: Los oscuros secretos del Pentágono resuena en los medios por estos días, por ser una de las películas nominadas al Oscar para Mejor película y Mejor actriz: Meryl Streep.

Sin embargo, no llama la atención las nominaciones teniendo un equipo de trabajo tan destacado. Para su protagonista, quien ya ha obtenido más de veintiún nominaciones anteriores, esta película no viene más que a sumarse a su larga y exitosa trayectoria. Si bien su actuación es inmejorable, creemos que no debe haberle sido tan difícil meterse en el papel.

Meryl Streep encarna a la primera directora mujer de un diario destacado en USA, Katharine Graham, de The Washington Post. Una mujer que hereda ese puesto luego del suicidio de su esposo, una empresa familiar que si bien amaba nunca había trabajado antes. Durante sus primeros años de labor, intenta mantener a flote el diario para continuar con el legado de su padre y marido. Como ella misma dice, nunca había trabajado antes, se había avocado a la crianza de sus hijos y a ser una buena anfitriona en su casa para los amigos que acudían a sus fiestas encantados.

Pero una situación inédita se le presenta como una disyuntiva donde inevitablemente tendrá que tomar una posición. Se trata de revelar o no importantes secretos gubernamentales respecto a la guerra de Vietnam, encubiertos durante tres décadas y por cuatro presidentes de los Estados Unidos.

La trama, basada en hechos reales, mantiene un ritmo intenso y entretenido de comienzo a fin de la mando de uno de los mejores directores de cine de los últimos tiempos: Steven Spielberg.

Pero Kay Graham no está sola, la acompaña y apoya Ben Bradlee, su principal editor protagonizado por Tom Hanks. El vínculo entre ambos es una historia aparte que bien merece ser destacado, sus intensos diálogos e intercambios acerca de la libertad de prensa siguen siendo tan actuales que da escalofrío pensarlo. ¿Hasta dónde debe llegar la función del reportero? ¿Es digno de los políticos ocultar información a la población en tiempos democráticos? ¿Importan más las fronteras que las vidas humanas en la guerra?

Sin dejar pasar otra cuestión que aún en nuestro siglo sigue produciendo escollos: ¿Cómo lidiar con el machismo que los puestos ejecutivos ejercen en contra de las mujeres? Katharine Graham no sólo fue la primera mujer en ocupar un alto puesto en su diario, sino que debió luchar contra todos los hombres que intentaban manipularla.

The Post: Los oscuros secretos del Pentágono es muy recomendable, para reflexionar y disfrutar del buen cine (más allá de los premios).

Comentarios

comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*