Arte a Cada Paso. Eso es Florencia

Con el Ponte Vecchio y el David de Miguel Ángel tal vez como los puntos preferidos para ser visitados por el turista, Florencia es una verdadera joya arquitectónica también, con arte e historia para recorrer a lo largo y ancho de toda la ciudad.

Llegamos a Florencia un soleado día de otoño, nuestra segunda visita a la bellísima ciudad de “Firenze”, donde se pueden apreciar las mejores obras de arte en los diferentes museos y palacios, pero también a cada paso, en cada calle, en cada puente, en cada plaza.

Si de nosotros dependiera un consejo para alguien que visitará por primera vez la cuna del renacentismo, les diríamos que por lo menos una semana hay que dedicarle a Florencia y sus alrededores.

Estuvimos en enero de 2016 cuatro días, y en noviembre de 2017 aprovechando la posibilidad de volver a Italia, decidimos completar con 2 días más nuestra recorrida anterior.

Y como creemos que aún nos faltarían varios días más para apreciarla en su totalidad, museos, iglesias, plazas, palacios, puentes, esculturas en las principales calles de la ciudad, todo merece su tiempo, por ello, nos alojamos a pocos metros del Duomo y de la Piazza della República, a pocos minutos a pie de cada punto importante.

La Galería Della Accademia fundada en el siglo XVIII por Pietro Leopoldo, es uno de esos puntos imperdibles a visitar, ya que allí se encuentran muestras permanentes de diferentes artistas, aunque seguramente El David de Miguel Ángel y La Piedad son puntos sobresalientes para el turista de cualquier lugar del mundo que llega aquí.

Recorrer todas las salas y detenerse ante cada obra de arte es tarea de varias horas, empecemos a tomar nota para definir una estadía en Florencia. Una mañana entera se le puede dedicar y tal vez, un poco más.

Para quienes no tengan tiempo para dedicarle a recorrer muchos museos, les recomendamos recorrer la Piazza della Signoria.

Recorrer cada metro de esta plaza es recorrer un verdadero museo a cielo abierto, con la réplica a tamaño exacto del David, y diferentes obras ubicadas también frente al Palazzo Vecchio.

Cruzando la plaza en diagonal, en una galería abierta donde numerosas esculturas pueden ser recorridas de forma gratuita, podremos apreciar algunas realmente sorprendentes, por su detalle en los cuerpos humanos, aunque algunas dotadas de una inusual crueldad, con luchadores sosteniendo en sus manos la cabeza cortada de su rival.

Otro lugar que recorrimos de punta a punta, de planta baja hasta el último piso, es el Palazzo Vecchio, sin dudas una recorrida bastante larga y con cierto grado de dificultad, ya que son varios pisos de decenas de escalones cada uno. Pero indudablemente vale la pena el recorrido.

En él, el Museo dei Ragazzi expone obras de artistas como Miguel Ángel, Bronzino, y Giorgio Vasari, frescos de Miguel Ángel y Leonardo Da Vinci, en paredes y techos, esculturas y mobiliarios de 5 o más siglos atrás decoran cada uno de los ambientes, destacándose el salón principal, donde se realizaban multitudinarias fiestas de la nobleza.

La recorrida completa puede llevar dos horas, recorriendo cada uno de los ambientes, que incluyen hasta las capillas privadas donde los nobles recibían misas, y la vista desde patios interiores permiten una mirada diferente de la Torre de Arnolfo, el distintivo del palacio.

La Galería Strozzi ya la habíamos recorrido en nuestra anterior visita a la ciudad, les dejamos el link http://sobrelibrosycultura.com/florencia-recorrer-sus-calles/ donde les contamos detalles.

Desde allí seguimos a pie, hasta el Ponte Vecchio, distintivo de la ciudad, de las fotografías y postales de cada turista, y no somos la excepción.

Lleno de lujosas joyerías, el puente antiguamente albergaba puestos de carniceros quienes arrojaban sus desperdicios directamente al río. Pero al mudarse los Médici y pasar cada día por allí y soportar los horribles aromas que emanaban los desperdicios, ordenaron su desalojo.

Una vez pasado el puente nos dirigimos ya con las últimas luces del día al Palazzo Pitti, caminando unas 5 calles, majestuoso palacio sede de gobernantes de Firenze, pero por la hora ya no pudimos ingresar.

La noche en Florencia es increíble, todas las calles y plazas se iluminan dando otra óptica a los majestuosos edificios centenarios, todo muy tranquilo, la gente de la ciudad como el turista disfrutan de las caminatas previas a la cena, recorriendo la zona del Duomo y Plaza de la República, donde está la legendaria calesita de mil luces.

Por la mañana y luego del desayuno en nuestro hotel, Albergo Firenze el cual recomendamos por su comodidad, su ubicación y servicios, nos fuimos caminando al Mercado de San Lorenzo, un mercado de productos orgánicos, una verdadera tentación para cualquier humano.

Allí nos detuvimos en varios puestos de productores, para conocer los secretos de cada cultivo, y también, de qué manera llegan a la venta al público, desde hongos, aceites, frutos, verduras, bebidas, carnes y quesos.

En el piso superior funciona un enorme patio de comidas donde es posible almorzar alguno de los productos vistos, como también pastas, pescados y otros platos elaborados. Hay para todos los gustos.

En cada una de nuestras caminatas, las paradas que realizamos terminaban con “due cappuccini”, nuestra debilidad.

Para quienes gustan de recorrer Basílicas, Catedrales o Iglesias, tendrán para pasar días enteros, destacándose frente a la estación la Basílica de Santa María Novella, la renacentista Basílica de la Santa Cruz, en la Piazza di Santa Croce, la Catedral de Santa María del Fiore, el Duomo de Florencia, la Iglesia de la Santa Trinidad ubicada en la plaza del mismo nombre, la Basílica de San Lorenzo ubicada en la plaza de San Lorenzo, y a 2 minutos a pie del Mercado de San Lorenzo, son algunas opciones para recorrer.

Si se cuenta con más tiempo, la Fortezza da Basso es una de las construcciones defensivas más antiguas e importantes que aún se mantienen en pie en la ciudad de Florencia, cuyo nombre original era Fortaleza de San Juan Bautista.

También puede ser visitado el Museo Stibbert, que se encuentra ubicado en el centro de Florencia, en Via F. Stibbert 26, (nuestra nota con detalles en http://sobrelibrosycultura.com/museo-stibbert/ ), que cuenta en la actualidad con un inventario de entre 36.000 y 50.000 objetos, la mayoría de estos están en exposición para ser apreciados por el público visitante.

También en pleno centro de Florencia y justo a la vuelta de nuestro hotel, encontramos el Museo Casa de Dante, con numerosos paneles explicativos sobre la Divina Comedia, y maquetas de batallas, trajes de época, escudos y armas.

Para quienes les interese visitar Siena, San Gimignano o Pisa en la Toscana, Florencia está estratégicamente ubicada, a 1 hora en auto de Pisa y su “Torre Inclinada”, hacia el oeste, y en otra dirección, hacia el sur, se puede realizar la visita a la fortificada ciudad de San Gimignano y a la bella Siena, dos puntos destacados de la región a menos de 2 horas de viaje.

Una nota de color: El amor de la gente de Florencia por Batistuta, ídolo de la Fiorentina, es incondicional, con pinturas callejeras, pósteres y casacas del ex 9 “Batigol” en cada calle.

Luego de estos días en Firenze, y seguramente con más detalles para apreciar en una futura visita a la ciudad, pondremos rumbo a Roma, la “Ciudad Eterna”, a unas 2 horas en tren de alta velocidad.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*