La Pedrera: Obra Maestra Desde Todos los Ángulos

La Casa Milá, conocida también como La Pedrera, es sin lugar a dudas, uno de los puntos imperdibles para quien ame el arte, el arte diferente, el arte revolucionario, el arte de un visionario del futuro, como sin dudas lo fue Antoni Gaudí.

Barcelona puede sorprender a sus visitantes, a aquellos que como los integrantes de esta web Sobre Libros y Cultura, llegaban a esta increíble ciudad por primera vez, habiendo armado previamente una agenda con algunos puntos o atractivos turísticos imperdibles.

Y en nuestra lista estaban algunos lugares que tenían un común denominador, él era Antoni Gaudí, ese arquitecto visionario que vivió entre los años 1852 y 1926, dejando a la humanidad la muestra de su arte, arquitectura y arte que van de la mano, para seguir sorprendiéndonos.

Así como les contáramos de nuestra experiencia en Sagrada Familia, http://sobrelibrosycultura.com/sagrada-familia-barcelona-gaudi/ sin dudas el punto culminante entre sus obras, hoy nos detendremos en Casa Milá, La Pedrera, que debe su nombre por parecer una cantera a cielo abierto por su aspecto exterior.

Ubicada en el centro de la ciudad, sobre Paseo de Gracia, no nos fue muy difícil identificarla desde una o dos calles antes de llegar, por sus balcones de formas extrañas, y por sus salientes de la terraza, siluetas visibles que deseábamos tener frente a frente.

Según entendidos, La Pedrera es “la máxima expresión gaudiniana”, el edificio que Pere Milá y su esposa encargaron a Gaudí entre 1906 y 1910, para luego destinarlo a vivienda familiar y pisos de alquiler.

Aún hoy hay gente que vive allí, por lo que al circular por este edificio como curioso turista, se debe tener en cuenta ese detalle.

Nos dijeron que en una hora y media se podía recorrer La Pedrera y su sala de exposiciones, que ocupa el primer piso, pero decidimos volver con más tiempo, y no nos equivocamos, ya que el recorrido con audioguía y a paso tranquilo, sacando fotografías, y disfrutando los detalles, nos llevó 3 horas.

Es difícil resumir esas 3 horas y llegar a nuestros lectores de forma objetiva, ya que nos enamoramos de Gaudí y sus detalles, comenzamos por la terraza para luego ir descendiendo.

Allí, gracias al perfecto día celeste, descubrimos que las tapas de ventilación, las chimeneas, todo, fue transformado por Gaudí en formas irrepetibles, con cerámicos, azulejos, vidrios y hasta botellas de sidra, que esperamos haber podido extraer en nuestras fotografías para ilustrarles hoy.

Tras largos minutos decidimos seguir el recorrido, La Pedrera es una maravilla de arquitectura, techos abovedados, con aberturas ubicadas de tal manera que el sol no deja de iluminar y dar claridad a toda hora, con marcos de puertas y ventanas con el sello de su creador, con las baldosas que tienen sentido diferente en cada habitación, las de los niños, de los criados, de los dueños de casa, mobiliarios creados exclusivamente también por Gaudí, teniendo en cuenta la mayor comodidad para sus ocupantes.

¿Detalles al azar? Ninguno.

La entrada para recorrer de punta a punta Casa Milá, tiene un costo de 25 euros y tarifa reducida para mayores de 65 años, 19,50 euros, lo mismo para niños.

Con el valor de las entradas, la Fundación Cataluña-La Pedrera mantiene un taller para más de 1000 personas mayores, ayudas y becas escolares para más de 1200 niños, más de 600 jóvenes participando en acciones para fomento de vocaciones científicas, actividades de educación medioambiental para más de 38000 personas, 25 espacios naturales protegidos, e impulso a 450 jóvenes artistas para desarrollar su talento creativo.

Si van a Barcelona, no dejen de visitar Casa Milá, La Pedrera, una de las obras maestras de Antoni Gaudí, o como allí dicen: “una obra maestra de la naturaleza”.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*