Como y Brunate. Un Lago, Dos Vistas

Con un otoño europeo que estuvo de nuestro lado, temperaturas ideales para pasear sin parar, partimos desde Milano hacia el famoso Lago di Como, un viaje en tren hacia el norte de Italia de menos de una hora.

Envidiando sanamente la gran cantidad de frecuencias de trenes que hay en Italia hacia todos los puntos del país, “lo que permite estar a todos siempre cerca de todo”, partimos en un tren regional desde la Estación Cadorna en Milano, hacia la Estación Como Lago.

La primer sorpresa al llegar a nuestro destino, fue salir de la estación y quedar frente a frente con el Lago di Como, toda su fama mundial, todo lo que leímos de él, allí estaba al alcance de la mano. Solo nos faltaba cruzar la calle para estar en el mismísimo lago.

Aprovechar el día en otoño significa llegar temprano a destino, ya que a las 5 o 5 y media de la tarde ya se hace de noche, debido al cambio horario que realizan muchos países europeos.

Así, antes del mediodía ya caminábamos alrededor del lago, en la Ciudad di Como y con un clima óptimo decidimos en primer lugar ascender al funicular Como-Brunate, del que habíamos leído antes de viajar, un medio de transporte que une las dos ciudades en 8 minutos aproximadamente, salvando así una diferencia de altura de varios cientos de metros.

Agarrarse bien es lo primero que todos los pasajeros hacen al ponerse en movimiento el funicular, una trepada en un ángulo de casi 45 grados, que regala las mejores vistas del lago y la ciudad de Como.

Una vez arriba, la Ciudad de Brunate nos dio la bienvenida, con típicas callecitas y casitas de montaña, y miradores para tener las mejores vistas del lago y los pueblos de alrededor del mismo.

Realizamos una recorrida, planeando llegar al faro que hay en lo alto, y desde donde se logran vistas inigualables, pero en otoño solo abre los fines de semana, y nosotros fuimos un lunes. Otra vez será.

Comprados los recuerdos y tomado tantas fotografías como para quedarnos tranquilos de que todos los detalles ya los habíamos captado, iniciamos el descenso en el funicular.

Parte cada 30 minutos, y el costo de ida y vuelta por pasajero es de 5,50€, y vale la pena, totalmente recomendable realizar este viaje.

Al llegar nuevamente a orillas del Lago di Como, y viendo nuestra suerte de un día pintado de celeste y sin vientos, decidimos embarcarnos para recorrer algunos de los pueblos que se levantan pintorescos junto al lago.

Hay diferentes opciones, puede adquirirse el pase para todo el día, subiendo y bajando de las diferentes lanchas que hacen el recorrido cuando uno quiere, o como nuestro caso, que ya era de tarde, preferimos un paseo que recorría varios puertos, pero siempre nos quedamos en la lancha, ya que al finalizar el viaje, estaríamos cercanos a la hora en que el sol se esconde tras las montañas.

En ese caso, el costo para una recorrida de 1 hora y media, fue de 14€ por pasajero, y valió la pena, ya que fuimos en la parte delantera de la lancha, al aire libre, y salpicados cada tanto por la espuma de la lancha, avistando bien de cerca las diferentes aves acuáticas del lago.

Así pudimos conocer lo pintoresco de pueblos como Torno, Poganana Lario, Urio, Moltrasio, Cernobbio, y Tavernola, que está ilustrada en una de las fotografías de esta nota.

Al regresar a tierra firme, teníamos aun tiempo para recorrer la Ciudad di Como, su centro histórico, la Basílica de Sant’Abbondio, la Casa del Fascio, para terminar aprovisionándonos en el “mercato” que está justo frente a la estación de exquisitas pizzas para el viaje de regreso, ya que como habrán notado, en ningún momento durante la nota mencionamos detenernos a comer.

Así, ya con la incipiente oscuridad, a las 6 de la tarde estábamos de regreso en el tren hacia la estación Cadorna en Milán, para seguir recorriendo dicha ciudad hasta la hora de la cena, la última antes de nuestra partida hacia la nueva escala: Pádova, desde donde planeamos llegar a Venecia y Verona.

Comentarios

comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*