Se estrena en teatro: Hilda y Freud: La laguna creativa

Uno de los más importantes testimonios sobre la práctica del psicoanálisis: el tratamiento analítico de la famosa poeta y escritora Hilda Doolittle con Sigmund Freud es llevado a las tablas.

Los espectadores son conducidos a un viaje por el país del inconsciente a través de sueños y alucinaciones, asociaciones e intervenciones del padre del psicoanálisis.

La obra de teatro Hilda y Freud: La laguna creativa está basada en los escritos y la correspondencia de Hilda Doolittle, reconocida poeta y escritora de lengua inglesa, sobre su análisis con Sigmund Freud.

H.D. (iniciales con las que firmaba sus escritos) luego de padecer la muerte de sus seres queridos y la presunción de que se aproximaba la guerra, comienza su análisis con Freud en 1933 con la esperanza de amainar su sufrimiento. Se analiza a un ritmo de cuatro sesiones semanales, durante algunos meses. Luego, en 1934, ella retoma por un mes una última etapa de su análisis. Así su análisis transcurre en dos tiempos.

Los escritos de Hilda Doolittle sobre su análisis constituyen uno de los más importantes testimonios sobre la práctica del psicoanálisis efectuada por su fundador. Durante ese período, Hilda escribió un diario de su análisis, con sus sueños y alucinaciones, asociaciones e intervenciones de su psicoanalista.

En Tributo a Freud, la escritora mantiene el espíritu de las sesiones, su transferencia de trabajo y de las vicisitudes de su análisis. El libro propone un viaje donde rescatar su historia.

Hilda y Freud1

La obra de teatro Hilda y Freud: La laguna creativa, cuenta con la dramaturgia y dirección del psicoanalista Antonio Quinet, quien además oficia de narrador y personifica el papel de Sigmund Freud sobre la escena.

Me acerqué a él para entrevistarlo personalmente sobre la experiencia, ya que su pasión por el teatro y el psicoanálisis no pasa desapercibida.

– ¿Cómo es para usted, Antonio Quinet, conjugar estos distintos roles en la vida? Me refiero a ser dramaturgo, director de teatro, actor a la vez que psicoanalista.

Yo hago siempre lo mismo, de maneras distintas: en mi consultorio, en la enseñanza en la Escuela de psicoanálisis, en la Universidad, a través de mis libros y en el teatro: la transmisión del psicoanálisis.

– ¿Cómo surgió la idea de llevar al teatro el vínculo entre Hilda Doolittle y Sigmund Freud?

La obra Hilda y Freud: La laguna creativa nació de una invitación del Museum Freud para que hiciéramos una presentación de nuestra Compañía “El inconciente sobre la escena” que trabaja sobre la relación entre el psicoanálisis y el teatro. Y a partir de esa invitación de hacer una puesta en el Museum Freud en dónde está el consultorio del Dr. Freud, nosotros hicimos una obra a partir del análisis de Hilda Doolittle, que es una poeta de lengua inglesa, con Freud, en los años ‘30, a partir del libro escrito por ella dónde relata ese análisis, escribe el libro Tributo a Freud, tomando como base sus notas personales.

– ¿Por qué el título de la obra es Hilda y Freud, usando un nombre de pila para ella y el apellido para él?

Porque la obra fue escrita a partir del relato de un análisis, no desde el punto de vista del psicoanalista sino desde el punto de vista de la paciente. Lo que quiere decir es que ella habla en nombre propio como Hilda y no nombra a su psicoanalista por su nombre de pila, lo cual lo haría más íntimo, sino por su apellido.

– ¿Cómo refleja una obra de teatro algo tan íntimo y subjetivo como es el vínculo analista-analizante?

Lo propio del teatro es poner en escena justamente lo que el ser humano tiene de más íntimo, más secreto y más prohibido. Y eso ocurre desde que hay teatro, tanto en las tragedias como en las comedias griegas. El teatro muestra “el real de la transferencia” en el aquí y ahora del tiempo de la función, a través los cuerpos y los inconscientes de los actores. Lo que el teatro pone en escena es lo mismo que escuchamos en el diván. Y el espectador puede compartir, vivir y emocionarse con los personajes como si fuera él mismo. Entonces, poner en escena la intimidad de una sesión de análisis es apuntar a lo que hay de más íntimo en el lazo social, que es el discurso psicoanalítico: el acto analítico y sus efectos.

– ¿Nos podría -a mí y a los lectores- hacer una breve descripción de los personajes y el nudo argumental de la obra?

Helena es una psicoanalista e investigadora que va a hacer una tesis doctoral sobre el análisis de las mujeres y su director le propone para estudiar el libro Tributo a Freud de Hilda Dolittle sobre su psicoanálisis con él, el creador del psicoanálisis. En su investigación, ella entra en contacto con la vida y obra de Hilda Dolittle (HD) y su relación transferencial con Freud, a la que ella misma se refiere como “una relación en versos libres”. En la dramaturgia de la obra, presentamos 12 sesiones de análisis, cuyo contenido es extraído del testimonio de Hilda en su libro y también de algunas cartas personales que ella enviaba a sus amigos. HD fue una poeta, escritora y ensayista de lengua inglesa, participó intensamente de la vida literaria de Londres y del movimiento de vanguardia llamado “imagista”, basado en la transformación del lenguaje. Con una vida afectiva libertaria y tumultuosa, de una sensibilidad extrema y melancólica, Hilda Doolittle hizo algunas tentativas de análisis hasta llegar al diván de Freud. En marzo de 1933, desembarcó en Viena, se instaló en un hotel y a razón de una sesión diaria, hizo su “gran viaje” con el profesor. Llega a la consulta con un síntoma: bloqueo en la escritura, una laguna creativa… Ella con 47 años y Freud con 77 iniciaron una relación –primero analítica y después de amistad– que duró hasta el final de la vida de Freud. Los escritos de Hilda Doolittle sobre su análisis constituyen uno de los más importantes testimonios sobre la práctica del psicoanálisis efectuada por su fundador. Durante ese período escribió un diario de su análisis, con sueños, su experiencia alucinatoria, asociaciones e intervenciones de Freud.

Hilda y Freud2

Hilda y Freud: La laguna creativa se encuentra escrita y dirigida por Antonio Quinet, con Co-dirección de Regina Miranda. Su elenco se completa con Antonio Quinet como Narrador y personificando a Sigmund Freud; Florencia Farías como Hilda Doolittle y Julieta De Battista como Helena, la investigadora. Cabe destacar que todos ellos tienen amplia trayectoria como actores y psicoanalistas.

Un detalle importante para tener en cuenta es que se darán cuatro únicas funciones: el miércoles 26, jueves 27, viernes 28 y sábado 29 de agosto a las 22 hs. en la Sala Batato Barea del Centro Cultural Rector Ricardo Rojas, sito en Av. Corrientes 2038 de la Ciudad de Buenos Aires.

El valor de las entradas es $ 60.- pesos argentinos.

Una vez más, la experiencia psicoanalítica nos demuestra que la verdad tiene estructura de ficción.

******************

Lic. Viviana Rosenzwit

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*