Turismo Escondido: Hoy en Monserrat

Hoy un nuevo capítulo de Turismo Escondido, nuestra serie de notas de lugares de todo el mundo con poca prensa, difícil acceso o lejos de las grandes ciudades, hoy es el turno de Monserrat, en Catalunya.

El Monestir de Montserrat, Monasterio de Monserrat, se halla ubicado por carretera a solo 60 kilómetros de Barcelona, una hora aproximadamente en tren desde dicha ciudad, recomendable ya que los últimos kilómetros en automóvil serían muy lentos debido a las curvas peligrosas del camino.

Declarado Parque Nacional en el año 1987, las montañas de Monserrat forman parte de un macizo ubicado al oeste del río Llobregat, y que tiene su mayor altura superando los 1200 metros en los picos Sant Jeroni, Cavall Bernat, las Agulles, el Serrat del Moro, el Montgròs, Sant Joan y la Palomera.

El Monasterio de Monserrat no debe encasillarse en una visita religiosa, sino que los paisajes que lo rodean, las formaciones montañosas alrededor del mismo, realzan la belleza natural que es asombrosa.

Desde el siglo IX comienza la historia de Monserrat, cuando niños pastores observaron una luz brillante que bajaba del cielo, y que llegaba a una cueva. Al contarle a sus padres y llevarlos al lugar, todos fueron testigos nuevamente del acontecimiento.

Al regresar ya con representantes de la iglesia, encontraron en la cueva una imagen de la Virgen María, y desde entonces la cueva se convirtió en un santuario de peregrinos religiosos, una Gruta Santa o Santa Cova, en la montaña de Monserrat.

La historia de la imagen es muy parecida a la de Nuestra Virgen de Luján, ya que cuando quisieron sacar la imagen de la gruta, la misma se hizo imposible de levantar, por lo tanto, el obispo encargado del traslado ordenó construir allí mismo una capilla.

El Monasterio Benedictino de Monserrat tiene como objetivo principal seguir haciendo de la montaña un punto de encuentro y oración, aunque también es importante su biblioteca formada con 300.000 volúmenes, su coro de niños cantores, el conservatorio infantil más antiguo de Europa, y también posee un museo con obras de importantes artistas, tales como Caravaggio, El Greco, Rusiñol, Casas, Picasso, Dalí, Monet, y más.

Los atractivos naturales para el turista que llega al lugar son variados, y según los gustos, explorar sus formaciones rocosas es uno de los principales, para lo cual pueden acceder a la parte más alta mediante el funicular de Sant Joan, (13€ ida y vuelta), inaugurado hace 100 años, en 1918, construido para llegar desde la parte exterior del monasterio a la ermita de Sant Joan, en lo alto.
Este funicular es muy parecido al que une en el Lago di Como, en Italia, a las ciudades de Como con Brunate en lo alto.

Una vez llegados a la parte alta donde termina el funicular, puede llegarse caminando, una caminata de mediana dificultad de 1 hora de duración, hasta el mirador del pico de Sant Jeroni, el más alto del macizo, y desde allí, las mejores vistas del lugar.

Por supuesto, una visita casi obligada en Monserrat es llegar a la Virgen Mare de Déu de Montserrat “Moreneta”, la capilla enclavada en la montaña que fuera construida donde se encontró la imagen y como les contábamos, al no poder trasladarse se decidió allí la construcción.

Se pueden realzar diferentes circuitos de senderismo, caminatas con diferentes niveles de dificultad, pero teniendo en cuenta que casi todos los turistas llegan solo para pasar el día, no se podrán realizar más que uno o dos, antes de emprender el regreso.

Igualmente, para quienes quieren realizar las mejores recorridas, Monserrat tiene algunos alojamientos, para estirar la visita y conocer todos los lugares en detalle, Monasterio, Museo, Santa Gruta, etc.

Para llegar, mencionamos que lo mejor es llegar desde Barcelona en tren, desde la estación de Plaza España hay trenes que salen hacia Montserrat desde primeras horas de la mañana y cada hora.

Luego, hay que subir al tren a cremallera de Montserrat, parte cada 20 minutos y realiza un recorrido de 15 minutos aproximadamente, que supera el desnivel de 600 metros hasta llegar al Monasterio.

Monserrat, por religión, cultura, naturaleza, paisajes, y tranquilidad es una opción muy interesante para aquellos turistas que cuenten con un día entero para dedicarle, una visita desde Barcelona que vale la pena realizar.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*