¿Conocés la Frontera Seca Entre Argentina y Uruguay? Isla Martín García

Si ya estás pensando y recorriendo mentalmente las fronteras entre los vecinos del Río de la Plata, Uruguay y Argentina, de norte a sur, nos dirás que no existe, que hay agua separando los dos países, sin embargo, en esta nota te mostraremos dicha frontera seca que nos separa a argentinos y uruguayos.

En uno de nuestros viajes, tomamos en Tigre una embarcación rumbo a Martín García, isla perteneciente al territorio argentino, a la cual llegaron en el siglo XVI los primeros conquistadores europeos.

De hecho, lleva el nombre de un marino muerto y enterrado en dicha isla, el cual pertenecía a la expedición de Juan Díaz de Solís en 1516, siendo históricamente el primer desembarco europeo en territorio argentino, pese a que la Isla Martín García se encuentra en lecho y subsuelo que fue adjudicado a Uruguay por el tratado de 1973.

Junto a la Isla Martín García se encuentra una isla aluvional, la Isla Timoteo Domínguez de soberanía uruguaya, que debido a los constantes sedimentos arrastrados por los ríos Uruguay y Paraná hacia el Río de la Plata pasaron a conformar una isla unida y con fronteras internacionales internas.

Es decir, una isla argentina se unió a una isla uruguaya, pero pese a esta unión, cada una mantiene su nombre y su país de soberanía, siendo así la única frontera seca entre ambas naciones.

Comenzando con nuestro recorrido, arribamos al mediodía a Martín García tras 3 horas de viaje, partiendo de Tigre en lanchas de pasajeros para disfrutar en nuestro caso, de un fin de semana allí.

Hay mucha historia para conocer, lo ideal para viajeros que van y vuelven en el día es seguir al guía y sus explicaciones, pero para quienes se quedan 2 días, hacer cada recorrido por su cuenta es mejor, para dedicarle tiempo a conocer, y charlar con alguno de los pocos habitantes de la isla.

Españoles, portugueses, franceses, criollos y hasta brasileros, con la fuerza de las armas conquistaban y recuperaban la posesión de Martín García durante décadas y décadas, así forman parte de la historia de esos enfrentamientos entre otros notables, el Almirante Guillermo Brown, Jacinto de Romarate, y hasta el italiano Giuseppe Garibaldi.

La Isla Martín García fue utilizada en el siglo XVIII y en el siglo XX como cárcel o zona de destierro, pero actualmente es una Reserva Natural que puede ser visitada, teniendo como principales lugares a recorrer:

Antiguo Barrio Chino

Restos de las fortificaciones y los cañones que se utilizaban defensivamente ante los ataques de los eventuales invasores.

Antiguas edificaciones del lazareto.

Antigua cárcel donde estuvieron confinados los ex presidentes Marcelo T. de Alvear, y Juan Perón por ejemplo.

Cine Teatro Urquiza.

La cantera de granito, inundada y fuera de funcionamiento desde hace años, es de donde se obtenían las rocas con las cuales se adoquinaban las calles de Buenos Aires.

Antigua panadería que prepara un reconocido pan dulce, tradicional recuerdo que los turistas llevan de la isla.

Nosotros en particular, recorrimos también la pista de aterrizaje de la isla que recibe vuelos desde San Fernando, luego de caminar por senderos llenos de fauna y flora autóctona, dando la vuelta casi entera a la isla, hay que tener cuidado con alguna que otra víbora que puede aparecer cerca de los lugares más húmedos.

También nos detuvimos en el antiguo cementerio de la isla, que por ser utilizados desde hace cientos de años, tiene una rica historia, hay tumbas de marinos portugueses, franceses, españoles uruguayos y argentinos enterrados allí, con algunas historias y leyendas muy interesantes que nos contaron los lugareños.

Entre ellas, una muy extraña, vimos con asombro que las cruces de las tumbas estaban inclinadas, no con el habitual ángulo de 90 grados.

Hay muchas versiones poco creíbles para que estén así, la falla del encofrado al hacer las tumbas, alguna costumbre masónica, o hasta fabricarlas así para identificar a los muertos de fiebre amarilla.

Pero una nos pareció más cercana a una posible realidad, y es que las cruces de esa manera inclinada, daban la impresión de ser los mástiles y velas de las antiguas embarcaciones vistas al alejarse de Martín García, un homenaje a los marinos que fallecían en los combates por la conquista y la defensa de la misma.

Y la leyenda más oscura, señala que en cierta oportunidad, los espíritus de los marinos enterrados allí quisieron escapar de la isla, moviendo a su paso las cruces dejándolas inclinadas.

Visitar la Isla Martín García, conocer la única frontera seca entre Argentina y Uruguay, la rica historia de batallas navales desde la época de la independencia, y la paz que reina hoy en esta Reserva Natural, es a nuestro entender, una opción muy recomendable.

Comentarios

comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*