Festejos por San Olaf en las Misteriosas y Lejanas Islas Feroe

Las Islas Feroe forman un archipiélago de 18 islas con una superficie de casi 1400 kilómetros cuadrados, situadas en el Atlántico Norte, entre Escocia e Islandia, y son una región autónoma dentro del Reino de Dinamarca.

En lengua danesa, el nombre de las islas significa Isla de Corderos, ya que alrededor de 80.000 ovejas y corderos habitan las islas en una proporción 2 a 1 al número de humanos, y las Islas Feroe, pese a pertenecer al Reino de Dinamarca, no forman parte de la Unión Europea.

La constitución de las islas es de roca oscura, de origen volcánico, al igual que si se siguiera el arco que va desde Islandia hasta las Islas Shetland pertenecientes a Escocia.

De los 50 mil habitantes de las islas, 20 mil viven en su capital, Tóshavn y sus alrededores, mientras que el resto de la población se reparte entre las otras islas, en total 17 de las 18 islas que componen las Islas Feroe están habitadas, estando conectadas entre ellas mediante túneles de carretera, ferris, pasos elevados y puentes.

Mientras la capital concentra el 40% de la población, es la Isla de Vágar uno de los pocos lugares suficientemente planos que permitió la construcción del único aeropuerto de las islas Feroe, la vía más rápida de comunicación con el continente europeo.

Desde el año 1948 las Islas Feroe constituyen una región autónoma dentro del reino danés, que tiene su propio parlamento y primer ministro, cuya Fiesta Nacional, Ólavsøka, se celebra el 29 de julio en conmemoración por la muerte de San Olaf.

La Fiesta de San Olaf se realiza en la capital, Tórshavn, dando inicio en la tarde del día 28 y continúa hasta el 31 de julio, siendo una costumbre que viene de hace unos 900 años atrás en la historia local.

Todo comienza en la capital, con un servicio religioso en la Catedral de Tórshavn, con todos los miembros del Parlamento, funcionarios civiles y de la iglesia, que marchan en procesión.

Para conocer quien fue San Olaf, la referencia es Olaf II de Noruega, quien en el siglo XI bajo su mandato, impuso el cristianismo como religión oficial de Noruega y todos los territorios entre ellos, las Islas Feroe.

Cuando ocurre la invasión de Dinamarca, Olaf II fue expulsado del trono y tuvo que exiliarse, y el 29 de julio del año 1030, tratando de recuperar su antiguo reino, murió en la batalla de Stiklestad.

Tras su muerte, se comenzó a venerar el lugar en el que fue enterrado.

Islas Feroe

En Islas Feroe hay también otras celebraciones marcadas por diferentes tipos de competiciones deportivas, siendo la más popular la competición de remo que se realiza en el puerto de Tórshavn, exposición de arte, conciertos de música pop y la famosa danza denomina Kvaedi, o Kvæði, baladas antiguas acompañadas de danzas de las Islas Feroe.

En la antigüedad, durante siglos los habitantes vivían gracias a la pesca y a la caza de las ballenas, ya que desde el continente solamente recibían barcos con provisiones muy espaciados.

La caza de la ballena piloto, practicada desde el siglo XVI, sigue siendo uno de los modelos de sobrevida de los pescadores, pese a que hay una cota anual regulada por las autoridades, a veces se supera con amplitud.

Para comparar este método con las corridas de toros, en cuanto a la división en la opinión de la gente, ya que esta caza, llamada “grindadráp“, se organiza a nivel comunitario y cualquiera puede participar en ella.

Los primeros cazadores rodean a las ballenas piloto formando un semicírculo de barcos, atrapándolas con cuerdas y cortando sus arterias principales con un gancho, lo que provoca su rápida muerte, según se dice las ballenas mueren en 30 segundos o un minuto como mucho, tiñendo el mar de sangre causando un curioso y dramático panorama.

¿Atractivo turístico? Quizás curiosidad turística puede ser, pero nunca ese estilo de matanzas será un atractivo, aunque es cuestión de opiniones, y todas deben ser respetadas.

Los nombres de las islas son:

Streymot, Eysturoy, Vágar, Suðuroy, Sandoy, Borðoy, Viðoy, Kunoy, Kalsoy, Svínoy, Fugloy, Nólsoy, Mykines, Skúvoy, Hestur, Stóra Dímun, Koltur   , Lítla Dímun.

Puerto de TÛrshavn, y Aeropuerto de Islas Feroe.

Como siempre se aclara, estos lugares de Europa para visitar, es casi unánime la idea, solo en verano, ya que hay 6 meses de invierno, y en verano, un buen día en cuanto al clima, se puede llegar a unos 18 a 20 grados.

Uno de los distintivos, además de los bellos paisajes, acantilados, lagos, nevados, son las construcciones de viviendas con el techo cubierto de pasto, una manera de aislar las viviendas de la humedad y el frío.

Distancias en kilómetros:

A las islas se llega por agua o por aire, desde Argentina son casi 12000 kilómetros en línea recta, no hay vuelos directos entre esos dos puntos.

Desde Londres, 1230 kilómetros vía aérea, desde Oslo en Noruega son 975 kilómetros, desde Dinamarca 1300 kilómetros, o desde Escocia 670 kilómetros.

En la Capital de Islas Feroe, Tórshavn, hay alojamientos de diferentes categorías, que van desde los 30 euros por noche por persona en hoteles o casas departamento, también hay hostales y camping para quienes busquen albergues más económicos.

Comentarios

comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*