Paisaje Europeo al Alcance de la Mano: La Cumbrecita

La Cumbrecita, en la Provincia de Córdoba, Argentina, es un pueblo peatonal, donde no hay circulación de autos, y cuyos paisajes y construcciones se asemejan mucho a los de la zona de Los Alpes en Europa.

Autos afuera, es la consigna para quienes pasean por un día, quedan en una playa a buen resguardo y allí comienza el viajero a disfrutar de La Cumbrecita, fundado en el año 1934 por Helmut Cabjolsky.

A tener en cuenta, desde el año 1966, por protección ambiental, no se permite la circulación de vehículos motorizados en la zona céntrica, quienes se hospedan por varios días, guardan sus autos en las cocheras de sus hoteles.

Para ubicarnos, La Cumbrecita está muy cerca de Villa General Belgrano, menos de 40 kilómetros las separan, por lo que incluso alojándose en esta última, es una opción maravillosa, pasar un día en esta aldea.

Volviendo a sus primeros años luego de su fundación, de aquella época es el Hotel La Cumbrecita, edificio realizado en adobes de barro, que es hoy la construcción más antigua del pueblo.

Algunos de los sitios más emblemáticos para recorrer son, por ejemplo, la Capilla del pueblo que mantiene el estilo alpino que reina en el pueblo, es decir, prácticamente toda la construcción es en madera.

Se pueden apreciar en su interior imágenes de la Virgen María y el Niño Jesús realizadas en Alemania especialmente para este lugar.

En la plaza principal, o Plaza del Ajedrez, hay un tablero pintado en el piso, y sus piezas son metálicas, pudiéndose jugar sentados en uno de los bancos de la plaza, que fuera diseñada por el inmigrante alemán Julio Diesemberg,

En verano La Olla es el lugar ideal para tomar un baño con el agua que baja de las sierras y forma en este lugar, un salto natural con un piletón de 6 metros de profundidad.

El Cementerio alemán es otro de los sitios que los turistas recorren, ya que allí se encuentran los restos del fundador de La Cumbrecita y de su esposa, entre otros pioneros del lugar.

Para los caminantes con ganas de ascender, está el recorrido hacia el Cerro Wank, paseo de entre 1 hora a 90 minutos, llegando a los 1700 metros sobre el nivel del mar, y consiguiendo desde allí las mejores vistas de todo el valle y localidades cercanas.

Otra caminata que se puede realizar es hasta El Indio, una formación natural a raíz de la erosión del viento, a la cual se llega luego de 45 minutos de recorrido, siendo otro punto panorámico de la zona.

Por supuesto, luego de tanta caminata hay que reponer energías, en un lugar donde la gastronomía alemana ofrecerá comidas y postres inolvidables, como truchas de los ríos de la zona, tartas de zarzamora, y los tradicionales postres austríacos y alemanes.

Para beber sin dudas una buena cerveza artesanal al estilo Alemania vendrá muy bien para aplacar la sed y bajar tantas exquisiteces.

En invierno hay siempre probabilidades de encontrarse con una buena nevada que cambia los colores y los paisajes totalmente, por lo que en vacaciones de invierno también es un destino muy atractivo para toda la familia.

Para ciertas actividades de turismo aventura hará falta asesoramiento de guías que conozcan la zona, aunque para la mayoría de los recorridos no son necesarios y pueden realizarse sin contratarlos.

¿Cómo llegar a La Cumbrecita?

Desde Córdoba, ciudad Capital provincial, son 120 kilómetros de distancia, desde Ciudad de Buenos Aires 830 kilómetros, desde Rosario casi 500, y desde Río Cuarto 200 kilómetros, llegando desde el sur provincial.

Comentarios

comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*