Como a Fangio y Perón, Exhumaron a Salvador Dalí

En un mundo tecnológico, pero más aún, en un mundo híper interesado en las herencias, son numerosas las personalidades que después de muertas deben seguir dando explicaciones, como sucedió con Juan Domingo Perón, Juan Manuel Fangio y otras celebridades, en esta oportunidad exhumaron a Salvador Dalí para cotejar su ADN.

Los avances tecnológicos permiten conocer a través del ADN de una persona, aún con años de fallecida y sepultada, si tiene vínculos con otra, en los casos de personajes famosos, o de personas con altas fortunas, no extraña por estos tiempos que aparezcan supuestos descendientes, hijos o herederos directos para reclamar parte de la sucesión.

Por estos días le tocó el turno a Salvador Dalí, uno de los máximos representantes del surrealismo, fallecido en 1989, y cuyos restos embalsamados descansan bajo la cúpula del Teatre Museu Salvador Dalí de Figueres.

El trámite legal forense se realizó durante horas de la noche, para evitar cerrar el museo en plena temporada, siendo visitado en estos días por más de 4000 personas diariamente, y como dato anecdótico se comentó que el bigote del artista seguía apuntando a las 10 y 10, según responsables de la fundación Gala-Dalí.

Cabe mencionarse que esta exhumación del cadáver de Salvador Dalí fue necesaria tras la demanda de Pilar Abel, para muchos un reclamo poco consistente, ya que solo se cuenta con el testimonio “de una señora que dice ser una amiga de la madre y que afirma que esta le dijo que el padre de su hija era Salvador Dalí“.

Lo ocurrido trae al recuerdo los numerosos casos en que se ha reclamado estudio de ADN sobre cadáveres de famosos, entre ellos podemos mencionar algunos de celebridades argentinas, como Perón, Fangio, Sandro, y otros del resto del mundo, como Yves Montand y Bobby Fischer entre otros, que también fueron sometidos a pruebas de paternidad.

El análisis al que fue sometido Yves Montand descartó de pleno la posibilidad de parentesco con la denunciante Aurora Drossart.

Lo mismo sucedió con el cadáver de Juan Domingo Perón, a quien se extrajo ADN para realizarle una prueba de paternidad sobre una demanda realizada por Martha Hogado, quien llevaba reclamando el análisis desde 1993, ya que afirmaba que era nacida de una relación secreta entre su madre, Cecilia Demarchi y Juan D. Perón, arrojando como resultado los análisis que Holgado no era hija del ex presidente.

El turno del reclamo llegó también para el ex campeón de ajedrez, Bobby Fischer, fallecido cuando tenía 64 años en el año 2008, luego de la prueba se dictaminó que el campeón de ajedrez no era padre de la filipina de nueve años, Jinky Young, tal como aseguraba su madre.

Sandro, uno de los más frescos reclamos del que tengamos memoria los argentinos, luego de que Sandra Borda reclamara su paternidad. La Justicia determinó que no se ha comprobado que exista un vínculo genético entre ambos, por lo que Sandra Borda no es hija de Sandro.

Diferente fue el caso con Juan Manuel Fangio, el quíntuple campeón de fórmula 1, oriundo de Balcarce, ya que la demanda que fuera presentada por Oscar Espinoza, hijo de Andrea Berruet, luego de las pruebas genéticas dispuestas sobre los restos del Chueco, se probó que sí era hijo suyo.
Y en el año 2016, Rubén Vázquez de 72 años, reveló que los análisis genéticos probaron que él también era hijo de Juan Manuel Fangio.

Tal vez, en adelante habría que disponer una reserva de ADN post mortem, para así evitar estas profanaciones reiteradas ante reclamos oportunistas.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*