Las divanidades de los psicoanalistas

Ya comienza a circular la noticia del lanzamiento del nuevo libro del humorista Rudy: Divanidades. Por este motivo, quisimos conversar con él personalmente y compartirlo con ustedes, sus lectores.

– El título de tu nuevo libro parece jugar con la condensación de varias palabras como “diván” que bien podría simbolizar a los psicoanalistas con “divanidades” que de otra manera, también parece simbolizarlos. Contanos, ¿cómo se te ocurrió o en quienes te inspiraste?

El título en verdad juega con “Diva”, “Diván”, “Vanidades”, “Divinidad”. Creo que condensa todas esas palabras, creando una nueva que evoca a todas ellas juntas y lleva a una sonrisa al lector (espero, y si es una risa, mejor todavía). Por todos esos costados creo que además remite al psicoanálisis, por el “diván”, “por el divismo” que pueden tener algunos analistas, por la vanidad que se supone que “cae” cuando uno se analiza, y por lo “divino” que también se cuestiona en el momento del diván.
Además, el libro es “el regreso de la pandilla de analistas que forman Buffet Freud”, algunos de los cuales pueden profesar cierto “divismo”, creerse divinos y son duda ser vanidosos. La idea era que el título le indicara claramente al lector que es material nuevo, inédito, ya que Buffet existe hace 30 años y hay varios libros publicados; que “aluda y eluda” (como dice Freud) a los miembros de Buffet. La imagen terminó siendo que Buffet Freud se presentara como “productor del libro” y el título fuera otra palabra.
¿Cómo surgió esta palabra? Como suelen pasar la mayoría de las cosas, un poco azarosamente, un poco por asociación libre, un poco buscando términos a partir de “diván…”, se me ocurrió en un bar, mientras tomaba un café con un muy querido amigo y charlábamos de… no, ya ni me acuerdo de que charlábamos.

– Nuevamente te vemos bien acompañado del grupete Buffet Freud, ¿cómo nació este movimiento? Y cuál es tu personaje favorito?

Este movimiento nació a principios de 1986, durante el embarazo (de mi exmujer, cuando aún no era ex), del que luego nació mi hijo Nicolás. Mi exmujer tenía que hacer reposo, yo estaba allí acompañándola, y mientras tanto, pensando chistes y textos de humor. Así empezaron a aparecer los primeros personajes. También charlando con algunos amigos, recuerdo particularmente una conversación con Pedro Lipcovich, donde también imaginábamos personajes graciosos vinculados al psicoanálisis. Digamos que ahí empezó.
El Padre fundador es sin duda el Profesor Doctor Karl Psíquembaum, de él, cual “Adán” o “Psicoadán” comenzaron a desgajarse los demás, que venían al mundo a discutirle, a cuestionarlo, como manera de hacer “sus propios aportes a la ciencia freudiana”. Obviamente, todo desde la caricatura, el humor, cierta ironía, y siempre, la sutileza, imitando tal vez la sutil manera que tienen los psicoanalistas de criticarse unos a otros. No sé si es mi favorito, porque la veterana Anafreudiana Traumengarten, el Izquierdista León Neurotsky, el Brujo Nube Simbólica y diría, cada uno de los personajes, en diferentes momentos de su textos, se ganan mi cariño. Pero Psiquembaum fue el fundador.

– En general, los “casos” se enredan en situaciones confusas que son muy divertidas como El caso “La mujer que no”, Un caso algo confuso y otros. Cómo es tu proceso creativo para armarlos o imaginarte situaciones enredadas que siempre despiertan la risa (aunque estemos leyendo solos recostados a la noche en la cama)

“La mujer leyendo Divanidades mientras se ríe sola recostada en la cama” es una hermosa imagen para un nuevo caso, si ella quisiera consultar a algunos de los profesionales del grupo. ¿Ves? ¡Es así! Suele ser una pregunta, una pequeña imagen, que me genere un muuuuy pequeño absurdo o conflicto, y a partir de eso, empiezo, y dejo que los personajes me vayan llevando, en asociación libre (y atención flotante de mi parte). Claro, sé que luego puedo volver atrás, corregir incoherencias, buscar otro sentido si este no me gusta, etc. Pero primero dejo que los personajes me cuenten su historia, que les preocupa, “que los trae por aquí”.

– En el libro te metés con temas que a simple vista, no parecieran humorísticos como el amor, la pareja, los niños, la culpa, el superyó y Edipo, los sueños, el cuerpo y hasta la Biblia! Cómo seleccionás los temas que te convocan a escribir?

En verdad van apareciendo, a través de preguntas, de pequeños descubrimientos, curiosidades, muchos absurdos. Temas como la Biblia, son apasionantes si lo tratás con humor desde el psicoanálisis. Cualquiera de los personajes de la Biblia, puesto en el diván, sonaría cuando menos muuuuuuuy neurótico. Te imaginas un tipo diciendo: “Mi papá metió a toda mi familia y un par de cada tipos de animales en una gran arca durante 40 días y por eso ahora me da miedo salir de mi casa”. O “mi papá era pastor, mató a un tipo de un hondazo y ahora es rey” o “A mi mamá la hicieron de una costilla de mi papá” o “Yo no quise hacer nada, fue una serpiente que me tentó…” o, una frase que amo cuando pienso en Moisés y me digo “¿Quién no soñó alguna vez con ser hijo de una princesa egipcia?”.

Una vez más, el humorista Rudy cumple con su cometido de hacernos reír de nosotros mismos. Divanidades es un lanzamiento de la editorial Colihue, contiene 256 páginas de humor escrito por Rudy con ilustraciones a cargo de Iñaki Echeverría.

El precio de venta al público del libro es $ 290.- pesos argentinos y se puede solicitar desde cualquier lugar del mundo a través del email de Viví Libros: info@vivilibros.com

Les recomendamos la lectura de Divanidades a todos, analistas, pacientes, curiosos lectores que disfruten del humor y tengan ganas de reírse en cualquier parte con el libro en mano.

Bien, por hoy, lo dejamos acá.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*