Vito Dumas. El Navegante Solitario

Se lo reconoció mundialmente por sus proezas en la navegación, por sus interminables viajes, cruzando océanos o alrededor del mundo, Vito Dumas, llamado El Navegante Solitario, fue un deportista argentino destacado por dar la vuelta al mundo en solitario por la latitud  40 sur.

Nacido a los inicios del siglo XX, más precisamente el 26 de septiembre del 1900, desde muy joven y sin experiencias, se lanzó a mar abierto para realizar solitariamente el cruce, desde Arcachón en Francia, del Océano Atlántico, con su embarcación denominada Lehg.

Su travesía duró 121 días, luego de ser rescatado en Río Grande do Sul, en Brasil, tras quedarse dormido y quedar varado, pero luego de exactamente 4 meses (13 de diciembre 1931/13 de abril 1932), llegó al muelle del Yacht Club Argentino en Buenos Aires, con su embarcación en pésimo estado.

Con el Lehg II, construido en los astilleros Parodi en Tigre, provincia de Buenos Aires, se lanzó a la que sería su más memorable e increíble aventura: Dar la vuelta al mundo, en solitario, y por el paralelo 40 sur.

Esta era una ultra difícil ruta de navegación, que con fuertes vientos y frecuentes tormentas se había ganado el nombre de La Ruta Imposible, fama ganada porque en ella habían perdido la vida varios navegantes que intentaron la misma hazaña que Vito Dumas.

Con 37.818 kilómetros recorridos en 437 días, desde su partida el 27 de junio de 1942, en plena Segunda Guerra Mundial, y regresando el 7 de septiembre de 1943,  culminó su hazaña por la Ruta de Los cuarenta bramadores.

Parte de su éxito se debió a la preparación de la embarcación con cambios especialmente diseñados, como una propulsión mediante un juego de cuatro velas, un tormentín, una trinquetilla, una mayor, y una mesana, agregándole también un juego de velas de recambio y para las tormentas, una vela más pequeña.

Para el total del recorrido, Dumas llevó bebidas y comidas como para un año de navegación, dado que por la guerra, sería difícil aprovisionarse en diferentes puertos.

A su arribo a Buenos Aires, el escritor francés Jean Merrien, especialista en historia marítima, escribió en su libro “Aux Limites du Possible”, que la proeza de Vito Dumas fue “la hazaña más inaudita que hombre solo jamás haya cumplido en el mar.​

Años más adelante y con temple aventurero intacto, realizó diferentes travesías, como la que casi le cuesta la vida, desde Buenos Aires a Nueva York ida y vuelta, relatado en su libro de viaje, El crucero de lo imprevisto.

Vito Dumas falleció el 28 de marzo de 1965, a causa de un derrame cerebral, no sin antes dejar inscriptas algunas hazañas más, como unir los puertos de Buenos Aires y el de Nueva York, con una sola escala, recorriendo 7.100 millas en 117 días.

Fue antes de iniciar la regata Buenos Aires–Río de Janeiro en 1962, en el acto en que se dieron las últimas instrucciones a los capitanes, cuando se le entregó la Medalla Azul del Cruising Club de los EE.UU.

Vito Dumas abandonó rápidamente cerca de Cabo Polonio.

LEHG II – VITO DUMAS “El Navegante Solitario”

Para visitar sus embarcaciones emblemáticas:

El Lehg puede ser visitado en el Museo de Luján, junto a otros elementos utilizados en el viaje, como una brújula, un sextante y grapa de botavara,  y un mapa de la travesía con fotografía de la llegada. 

El Lehg II está expuesto y puede visitarse también en el Museo Naval de la Nación ubicado en la ciudad de Tigre.

El Sirio II se encuentra amarrado en el Club Náutico Mar del Plata, en excelente estado de conservación, restaurado por Italo Mazoli en su astillero del Tigre. 

Comentarios

comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*