De la Cárcel a Robinson Crusoe. La Vida del Escritor Daniel Defoe

“Aprende la justicia a adaptarse al interés y lo que ayer fue mérito, hoy delito es, las acciones dependen del color de los tiempos, y son virtud o crimen según les venga el viento. Tú, que la trampa eres de la ley y el estado ni acabas con el malo ni asustas al honrado; el uno está curtido por la ofensa, al otro lo protege su inocencia”.

Daniel Defoe escribía estos, los versos más famosos del poema titulado A Hymn to the Pillory, mientras esperaba en prisión su sentencia, y que podría traducirse como Un himno a la picota.

La propia vida de nuestro personaje de hoy podría ser inspiración para una gran obra literaria, ya que Daniel Defoe, autor de varios de los grandes clásicos de la literatura mundial, fue escritor, espía, revolucionario, inversionista y comerciante

Daniel Foe, quien agregó “DE” a su apellido, nació en el año 1660, hijo de un comerciante bastante exitoso, que le permitió llevar buenos primeros años y estudios, aunque no pudo estudiar en Oxford o de Cambridge por ser su familia presbiteriana, pudiendo ingresar en la academia del reverendo Charles Morton.

Luego de sus estudios, dejó de lado la parte religiosa, para comercializar  medias y diferentes artículos de lana, luego vino y tabaco, lo que en pocos años pudo hacer crecer su posición económica, aunque malas inversiones lo dejaron endeudado en poco tiempo, pasando a quedar en la bancarrota, lo que significaba ir a prisión por no poder pagar sus deudas.

La vida de Daniel Defoe Defoe continuó con idas y venidas de prisión, como cuando apoyó al duque de Monmouth en su revuelta contra el rey católico Jacobo II, a quien dedicó agresivos panfletos en su contra.

Encarcelado, pudo obtener la libertad gracias a ser amigo de un magistrado importante de la época, George Jeffreys, pero por seguir escribiendo, en el año 1702 cayó nuevamente en prisión.

Primera Edición de Robinson Crusoe del año 1719, autor Daniel Defoe.

El panfleto anónimo de 29 páginas “El camino más corto con los disidentes” en tono de sátira, Defoe se burlaba de los tories conservadores, en el cual imitaba el estilo de los sermones que éstos hacían contra la oposición, presentándolos en el escrito como fanáticos.

Pese a ser anónimo, todos sabían de donde venía la pluma autora, por lo que en mayo de 1703 fue procesado por el juez Salathiel Lovell, que tenía fama de ser tan corrupto como sádico, quien lo encarceló.

La condena era prisión hasta pagar una multa elevada para la época, 200 marcos, y no salir hasta pagar dicha multa, era inequívoca la intención de convertirla en una cadena perpetua.

Sumado a esa condena, debería pasar 3 días en la terrible picota, donde todo el pueblo podría verlo engrillado, para sufrir burlas y hasta agresiones físicas, de allí en el término “estar en la picota”.

El poema con el que comenzamos la presente nota, fue distribuido por los amigos de Defoe, cuyas estrofas corrieron de boca en boca, logrando un  efecto inverso al esperado por quienes lo condenaron.

En lugar de golpes, agresiones y descrédito, Defoe cosechó abrazos y felicitaciones, pasando a ser una especie de héroe popular.

El resultante fue seguir prisionero, esta vez en la terrible prisión de Newgate, ubicada en Londres, donde también estuvieron presos el autor de La muerte de Arturo, Sir Thomas Mallory, el pirata William Kidd, el donjuán Giacomo Casanova y Oscar Wilde.

La única manera de que recuperara la libertad era que alguien pagara por él su deuda, y fue Robert Harley, Conde de Oxford y líder torie, quien asumió las deudas y consiguió la libertad de Defoe, con la condición que trabajara como espía en su beneficio.

Llegó luego su obra The Storm, La tormenta, luego del paso de una terrible tormenta por la región, siendo esta obra considerada como un precedente del periodismo moderno, ya que refleja el testimonio de los supervivientes del mortífero fenómeno atmosférico, fundando luego el periódico A Review of the Affairs of France, que estaba dedicado a hacer panegíricos de su salvador, quien pagó sus deudas, Robert Harley.

Su obra:

En abril de 1719, casi cumpliendo los 60 años, Daniel Defoe publica su primera novela, y también la más famosa, como fue Robinson Crusoe, las aventuras de un marino que al naufragar en una isla solitaria donde debe encontrar la forma de procurar su propia supervivencia.

Esta obra tuvo un gran éxito, y es considerada por muchos entendidos como la primera novela moderna de habla inglesa.

Tras Robinson Crusoe y su gran éxito, llegó la segunda parte, titulada Nuevas Aventuras de Robinson Crusoe, aparecida en el año 1719.

Sus siguientes obras más reconocidas fueron:

Las aventuras del capitán Singleton, en 1720

Diario del año de la peste, en 1722

Moll Flanders, en 1722

Roxana, la amante afortunada, año 1724, su última obra.

Varias de estas obras se convirtieron luego de su muerte y hasta nuestros días en verdaderos clásicos de la literatura no solo de su país, sino a nivel mundial, incluso algunas de ellas, llevadas al cine.

Daniel Defoe, nació en Londres en el año 1660, y falleció en la misma ciudad del Reino Unido en el mes de abril de 1731.

Comentarios

comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*